miércoles, 26 de diciembre de 2012

Vuelvo a la carga nuevamente siguiendo el proceso que me convirtió (o mejor dicho que me esta convirtiendo) en Emprendedor. 
Como ya os habéis imaginado y ya he contado anteriormente una parte fue inspiración por parte de otro Emprendedor, otra parte de la decisión viene por la situación. Como desempleado y con un panorama bastante desolador, desde mi punto de vista o me quedaba mirando el techo durante dos años o hacía algo.  Supongo que esta historia no es ajena a ningún emprendedor. 

Pero hoy quiero compartir un tercer elemento que es esencial. La IDEA. Comienza como un pequeño rumor en la lejanía. Es como fuegos artificiales en el horizonte. Ves el brillo y escuchas su sonido resonar igual que cañones lejanos pero que se van acercando y prometen guerra. Y cuando ya están cerca, ya eres capaz de ver la idea completa. Ya tiene una forma y un objetivo. Esto es lo que yo llamo el momento Epifanía. Cuando todo esta claro. 
El rumor de los cañones puede empezar observando lo que tenemos alrededor. Escuchando a otras personas, en una revista, en la televisión... etc. Mediante el proceso de observación podemos detectar necesidades no cubiertas, o mejorar los servicios que ya se prestan actualmente. 
En mi caso, la IDEA surge de una observación en mi puesto de trabajo. Como Jefe de Operaciones de una empresa dedicada a la floristería cuya una de las secciones es el servicio a Grandes Superficies, una de mis preocupaciones era la cantidad de producto que se tiraba, lo que se llama Merma. 
Durante mucho tiempo, tanto yo como mi equipo le dimos vueltas y vueltas para intentar solucionar o al menos minimizar los porcentajes de perdidas. 
Por lo tanto realice una propuesta en la que podríamos combinar floristería fresca con seco y preservado (productos de larga duración) de manera que especialmente durante verano pudiéramos sostener nuestras exposiciones sin perdidas.  
Debido a múltiples razones, la empresa desechó la idea. Y entonces escuché el cañonazo. Tal vez era el momento de desarrollar esa idea por mi cuenta. 
Desde ese momento me he dedicado a desarrollar esta idea. Pero nada es fácil ni es sencillo. Pero eso es... otra entrada! 




0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!