jueves, 24 de enero de 2013

Sí, me he saltado la programación. Se supone que hoy escribiría "Solo Ante El Peligro", una trepidante y emocionante reflexión sobre emprender en soledad con sus pros y contras desde mi corta experiencia. Sin embargo... a veces surgen estas ideas que nos queman las neuronas y hay que ponerlas en papel. La idea de que a veces las cosas no ocurren como tienen que ocurrir, por ejemplo escribir sobre un tema que no nos inspira en el momento y tener que saltarse el programa para escribir sobre algo que sí que me pide salir del cráneo y ver cómo queda en digital. Eso es un Plan B.

.


Una de las cosas que mi modelo de emprendedor me enseño... mucho antes de empezar a emprender fue a tener el Plan B. Saltar al vacío es algo que se le puede dar bien a gente del circo, al hombres bala y a algún Superman. Y sin embargo en la vida de una persona no es el mejor movimiento. Invertir todo nuestro esfuerzo, tiempo y recursos en una sola idea por muy estudiada que este puede dejarnos perfectamente en la cuneta. Y quitarnos el espíritu emprendedor de un solo plumazo. 
Así que voy a recurrir a una frase muy escuchada en temas financieros que sirve perfectamente para este post, "Diversificar Riesgos". O si somos más de juego de azar... "Apuesta Múltiple. Lo que viene a decir que mantengamos una red de seguridad o un "por si acaso". 
Volviendo a mí Modelo. Es un emprendedor nato, por supuesto. Ha arrancado un proyecto de la nada y lo acabará convirtiendo en un éxito, sin duda. 
Sin embargo, no dejó su puesto, no dejó de ir a la oficina ni de cumplir con sus obligaciones. No salió corriendo a comprarse un mercedes y pagó un billete a las Islas Fiji. Nunca ha dejado de pensar en otros proyectos que arrancar a corto, medio o largo plazo. Y por si te lo preguntas... no es un superhombre, ni es la versión humana de Speedy González. Sus 24 horas no se clonan a sí mismas y duran lo mismo que mis 24 horas (aunque ese milagro llamado relatividad haga que mis horas parezcan mucho más largas). No es un ermitaño que viva en una colina apartada o en medio de una isla, también tiene vida social y personal. Desde mi punto de vista, es una persona muy comprometida, motivada y organizada. Tres virtudes que no deberían faltar a ningún emprendedor. 

Podemos pensar que estar involucrado en tantas "movidas" puede reducir nuestra capacidad de llevar adelante un único proyecto. Lógicamente sería un absurdo decir que todas las personas funcionamos igual. Hay quien tiene que ir paso a paso y centrándose en una sola etapa y tarea o simplemente hay quien puede y quiere ser multitarea. 
En mi caso, a pesar de estar desarrollando un proyecto y estar totalmente comprometido con este, no he dejado de buscar un trabajo a cuenta ajena. Y no pienso que vaya a fracasar o a abandonar, no me considero un cobarde. El hecho de encontrar ese trabajo no influirá en mi proyecto ni dejaré de escribir este blog ni por supuesto obligaré a mi cerebro a dejar de pensar maravillosos y geniales (o locos e irrealizables) nuevos proyectos. 
Pero es sano tener ese Plan B, C y Z listos para entrar en acción, es tremendamente bueno tener una Salida de Emergencia y varias opciones a mano, porque si al Karma o al Universo le gusta algo... es darnos sorpresas. Y si bien no hay vidente que nos diga si saldrán las cosas bien o mal... sí que podemos tener previsión suficiente como para instalar una red de seguridad bajo nuestros pies. 

Por cierto, mi teoría de continuar con mi proyecto, trabajar a cuenta ajena y seguir con el blog se va a poner a prueba en breve. La semana que viene empiezo un nuevo reto laboral. Pero ya os adelanto que nos seguiremos viendo en estas líneas.  

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!