martes, 30 de abril de 2013

No lo niegues. Las ves por todas partes. En todos los ámbitos y situaciones. Estamos en el tiempo de las puertas cerradas. Mires por donde mires están.. y si no lo has hecho... empieza a mirar ahora y las verás. Puertas de Comercios de toda la vida cerradas con vistosos y decorativos carteles de "SE ALQUILA" o "SE VENDE". Aunque este tema ya lo traté en #ProtecciónAlMenor y ahora quiero hablar de otras puertas no tan... físicas y tangibles.

Podría hablaros de las puertas de la vida, de los caminos no tomados que ahora están cerrados. Conozco a muchas personas que se lamentan de no abrir la puerta de los idiomas, o de los estudios en general, o de las nuevas tecnologías (incluyéndome a mi mismo). Podría ser mas sensible y profundo hablando de situaciones personales y de la necesidad de cerrar puertas del pasado para seguir hacia un incierto futuro.
Pero... no. Voy a hablar de puertas que cruzamos todos los días. Las puertas que parece que nos dejan entrar pero en realidad están cerradas a cal y canto.
De primeras, voy a escoger la puerta de nuestro banco. Esta abierta, puedes cruzar del exterior al interior, puedes hacer cola o realizar gestiones en sus cajeros. Pero... sin embargo es una ilusión. El sistema bancario esta cerrado. El corte del grifo crediticio (generado en muchos casos por un sinfín de desmanes y terribles gestiones) ha provocado una avalancha de puertas cerradas, de negocios, de fabricas, a los sueños de emprendedores y si cogemos con pinza el tema de la preferente también ha cerrado las puertas de los sueños de familias hacia un futuro estable y seguro.
Sigo con unas señoras puertas democráticas guardadas por leones capados. Las del Congreso. Esas puertas están cerradas a las personas, a los ciudadanos. Un organismo que debería trabajar por el bienestar social ha demostrado ser una casa de putas (con respeto a la mas antigua de las profesiones que no se merecen semejante comparación) y ratas. Con unas leyes orientadas a protegerse a si mismos y a su calaña (amén de chupar del ya pobre tarro de los presupuestos). El ciudadano de a pie se encuentra con puertas cerradas a la hora de querer reclamar sus derechos. En este caso, ni siquiera podríamos llegar a tocar las puertas porque varios cientos de guardias pretorianos las protegen.
Y que decir de los accesos a hospitales y juzgados... con una sanidad recortada y una pseudo justicia en la que el pobre queda indefenso y solo aquel que tiene dinero queda protegido... cuando tienes que pagar por un derecho básico, deja de ser derecho y quien así gana deja de ser un profesional y se convierte en un... mercenario. Esas puertas también están cerradas para muchos.
Puertas, puertas, puertas... Escuelas para los niños, Universidades para los jovenes, Residencias para los ancianos. Cerradas a cal y canto y nadie sabe si volverán a abrirse.

Pero hay una puerta más. Una que no puede dejarnos indiferente. Es esa puerta que siempre esta ahí, cuando todo va mal... corremos a cruzarla porque nos protege y nos cuida. Es la de nuestra casa y por desgracia muchas familias han descubierto que tienen que cruzarla para salir y nunca mas volver.

Y al final esto es lo que pienso de las puertas cerradas. Las bisagras son de dos direcciones y lo que esta cerrado.. no permanecerá así para siempre. Antes o después  encontraremos la forma de abrirlas, de forzarlas o de tirarlas abajo (como hace la policía cuando ejecutan un desahucio). En algún momento saltará la chispa que hará que la vida se convierta en una jornada de PUERTAS ABIERTAS. No lo dudes.

Para terminar este post... Si alguien te dice que cuando se cierra una puerta se abre una ventana... recomiendo prudencia. Las ventanas suelen estar muy altas como para correr a cruzarlas y no son una salida aceptable.

martes, 16 de abril de 2013

De vuelta a los teclados y a uno de los temas que me apasionan... el Emprendedor. Y es que da para mucho y para llenar libros y bibliotecas. Pero quisiera (con tu permiso) girar la Simple-Lente con la que suelo mirar las cosas hacia mí mismo. Porque después de todo si hay algo sobre lo que uno pueda escribir sin temor a equivocarse (suponiendo que tengamos perspectiva y auto-critica) es sobre uno mismo.

No suelo calificarme como un Emprendedor frustrado, porque eso implicaría que he dejado de intentarlo y no es el caso. Aunque es cierto que el lugar donde guardo mis proyectos este a reventar (lo llamo Cajón Desastre) en ningún momento he tirado la toalla ni he dejado de pensar que alguno de ellos, antes o después entrará en ejecución y si bien no espero hacerme rico a costa de ellos, si que sueño con hacer mi camino por la vida criando y haciéndolos prosperar. Pero el tiempo vuela y antes de que nos percatemos... El tren del  mañana ha llegado a la estación de hoy.
Y es ahí donde quiero concentrar mi mencionada lente. Uno de mis fallos, y no me da vergüenza reconocerlo, aunque trabajo para mejorarlo, es seguramente mi gestión propia. Tanto con los proyectos como en la vida de diario lo esquematizo todo en puntos o segmentos que van de la A a la Z. Ejecuto las fases de manera ordenada y no salto al siguiente punto hasta que el anterior no es completado. Pues una de las cosas que suele pasar es que algún punto definitivo se me cae, colapsa o simplemente se vuelve irrealizable lo que hace que el resto de los puntos zozobren en la tormenta y finalmente se queden en el Cajón Desastre. Esto me ha ocurrido con por ejemplo la decisión de darme de alta como Autónomo. Reconozco que esa ha sido una de mis barreras psicológicas y por mas que me he planteado el tema de salir de mi zona de confort y tal... al final me daba pánico quedarme en la cuneta, sin forma de mantenerme a mi mismo y teniendo que pagar una cuota a la seguridad social que no sabría de donde sacar. Al encontrarme con ese escollo y mi propia falta de seguridad, prácticamente todos los proyectos quedaron en estado de espera.. puesto que todos ellos requieren que en un momento dado me diera de alta. Y así he dejado que pase el tiempo, sin tomar una decisión y sin saber siquiera si avanzar, si volver hacia atrás o simplemente quedarme tomando un eterno café, esperando una señal del cielo. Cuanto tiempo perdido....

Ahora, mi nuevo reto profesional requiere que realice ese paso y por lo tanto una barrera psicológica a caído y el miedo a dar el paso esta casi superado. Y aquí me tienes... escribiendo lo emocionado que estoy no solo porque tengo un nuevo trabajo (con el panorama desolador que hay ) aunque sea en unas condiciones arriesgadas, sino porque veo que mis pequeños proyectos (y alguno no tan pequeño) tienen una posibilidad de salir del cascaron y ver el mundo. Un mundo que si bien es oscuro y duro para los Emprendedores y sus proyectos.... nos tenemos que forzar a verlo a través de un cristal mas positivo. Porque si algo estoy aprendiendo es que si nos quedamos quietos, esperando y sin tomar decisiones, en estado de espera o durmiendo entre pajarillos... no haremos nada. Y el tic-tac sigue sonando, los relojes no se paran y el calendario sigue contando los días.
Este es el pensamiento que quiero compartir en esencia contigo en este post un poco más personal: Antes de que te des cuenta... El mañana será Hoy, por lo tanto juntemos esfuerzos para que ese mañana sea mas brillante y a fin de cuentas, mejor.

martes, 9 de abril de 2013

Me enfrento con furia al teclado, aun sabiendo que este no tiene ninguna culpa de las barbaridades que voy a verter en este mi/nuestro/vuestro blog. Y normalmente no suelo poner el dedo en la llaga pero seamos sinceros, aquel que no este sintiendo ira en el fondo de su ser es porque se ha comprado un terrenito propio en la Luna, se ha escavado un agujero que llegue hasta mas allá de la Mesosfera o simplemente vive en una burbuja falta de noticias.
Ahora, cuando todo el mundo estamos AHORCADOS pienso.....

Ayer estaba yo tomándome una tapita con una de mis mejores amigas, cuando nos encontramos con el propietario de uno de los bares de la zona. Y nos contaba algo que ya oímos y vemos por todas partes, que el negocio iba muy lento, que si la gente prefería quedarse en casa a salir a tapear y que nada volvería a ser igual a como era antes. y yo pensé mientras digería los últimos restos de mi tapa... si, hemos tapeado por encima de nuestras posibilidades. Y hemos comprado por encima de nuestras posibilidades y en general hemos vivido por encima de nuestras posibilidades. Les dimos estudios a nuestros hijos en lugares por encima de nuestras posibilidades y conducimos coches, vestimos ropa y nos alimentamos por encima de... ya sabéis.

Pero... ¿Qué ocurre ahora que intentamos adaptarnos a este nuevo panorama? Ahora ya no compramos, ahora cortamos gastos y no consumimos lo que solíamos consumir y vivimos cruzando con el pie o con toda la pierna ese temido "Umbral de la Pobreza"...  Pues ahora somos responsables de que la economía se vaya a la mierda por la vía mas directa. De que las PYMES cierren y la industria realicé despidos masivos  Vamos, que los ciudadanos estamos entre la espada y la pared. Aceptamos los regalos divinos de nuestro dios todopoderoso, El Banco que nos ofrecía dinerito fácil para comprar Maravillosas cositas prometiéndonos facilidades de pago e imprescindibles regalos (como ese juego de toallas).

Pero nuestra indignación crece con la información que nos rodea, vemos que los responsables (los reales, los auténticos) se van de rositas, o a Qatar en su defecto. Siguen con un tren de vida exprimido (o robado por decirlo claramente) a los ciudadanos. Estamos viendo que durante esos años de complacencia que hemos disfrutado ellos... lo disfrutaban mas todavía.

Hace 5 años por ejemplo, ni dios sabia lo que era la prima de riesgo, el bono español, los mercados, la Troika y cientos de conceptos que ahora dominamos como si fuéramos profesores de economía. Y aún así no encontramos la solución. Esperamos y confiamos en que este mal bache pase y... de nuevo podamos cometer los mismos errores que cometimos anteriormente. No porque vayamos a despilfarrar ese preciado bien que es nuestro amo... el dinero. Si no porque esos personajes que nos gestionan siguen siendo los mismos, no han tenido que sufrir lo que nosotros estamos sufriendo a carne viva y por lo tanto no han aprendido. Y entramos en ese circulo vicioso en el que política y economía nos aplastan por todos los lados sin darnos respiro y sin dejarnos ver la salida.

Nos hacen creer que cuando todo va mal, la solución esta en el otro partido político que esta maravillosa democracia nos ofrece... y seamos sinceros, llevamos décadas moviéndonos entre dos perros diferentes con el mismo collar. Y como dice Francisco Villaescusa (amigo estudiante de ciencias políticas)  puede que la solución sea empezar desde cero con nuevos lideres, con nuevas normas y con nuevas políticas hechas para los ciudadanos y no para el enriquecimiento y protección del sistema bancario o político  Y perdóname si sueno revolucionario pero creo muy en el fondo que ya es hora de que el ciudadano gobierne al ciudadano. Porque me niego a creer que todo el mundo sea tan sucio y que no queden principios en la calle. ¿O no?
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!