lunes, 21 de abril de 2014

Se escucha por todas partes, se nos dice constantemente. El peligro está presente en cada rincón, en cada esquina, en cada tecla o foto. Nuestra privacidad está a punto de desaparecer...
Nos sorprendimos mucho cuando supimos que las grandes naciones de este nuestro planeta, espiaban la correspondencia electrónica, las redes sociales de nuestros vecinos y congéneres. Nos quedamos petrificados al saber que interceptan llamadas, mensajes de cualquier tipo...

Bien, tengo una noticia más sorprendente.
Lo sabíamos. Desde mucho antes de la Guerra Fría, el espionaje ha sido parte del día a día (no solo en películas). Antes se practicaba en las estafetas de correo, en las centralitas telefónicas y en las postales de vacaciones. Ahora, se practica con la misma desmedida en nuestros ordenadores, en nuestros teléfonos no tan inteligentes y en nuestras bonitas tabletas. La incansable curiosidad de los gobiernos por saber que hacen otros gobiernos, sus ciudadanos y hasta sus mascotas ha saltado a primera plana y ha desatado una paranoia colectiva nunca vista.

Las RRSS saben que uno de los factores que sus usuarios más aprecian a la hora de hacer uso de sus servicios es la privacidad de los contenidos. Por ejemplo, FB nos permite cerrar nuestras redes de manera que solo las personas seleccionadas puedan ver determinados contenidos. ¿Es esto una protección real? NO.
Si nos leemos las interminables clausulas de uso de está red veremos que está llena de agujeros tan grandes que prácticamente estamos igual de protegidos que una persona que no usa ningún tipo de filtro.
Si bien es cierto que a nivel usuario, nuestros contenidos protegidos no son visibles para el resto del mundo (especialmente a personas determinadas), FB se reserva muchas cartas bajo la manga en las que pueden acceder a nuestros contenidos y difundirlos a su libre albedrío. Y esto es porque en el momento en que publicas algo, deja de ser de tu propiedad. Fotos, videos, textos... todo es susceptible de ser evaluado, analizado y revisado. El Gran Hermano nos vigila incesantemente.
Y al igual que FB, podemos decir lo mismo de cualquier otra red. Muchas de ellas firman secretos contratos con los gobiernos para que puedan acceder a nuestros correos, nuestras vidas electrónicas, escudadas en términos como Terrorismo o Seguridad Ciudadana.
Pero dejemos las teorías de la conspiración por un momento.

Queramos o no, nuestras vidas virtuales están ahí y siempre habrá alguien que querrá mirarlas, ya sea con perversas intenciones o simplemente por curiosidad. Los Recursos humanos de las empresas usan desde hace tiempo las redes para informarse del background de un posible candidato, las administraciones públicas, nuestros amigos, nuestras ex-parejas, nuestra familia. El gato ya no se muere por curiosidad. La curiosidad se ha vuelto a día de hoy en el alimento del gato. Y engorda a ojos vista...
Cuando hablo con personas y clientes sobre este tema, normalmente ofrezco dos alternativas a la hora de trabajar sus Redes sociales. Si quieres privacidad total... no estés en las redes sociales. No hagas uso de ellas para absolutamente nada. Permanece en el anonimato total y sigue usando las rutas tradicionales.. no hablo del correo (porque alguien podría leerlo) ni del teléfono (porque las llamadas pueden ser escuchadas)... hablo de métodos realmente tradicionales como palomas mensajeras con mensajes codificados de maneras imposible, de señales de humo y si te viene bien hasta la telepatía.
Y la otra opción... simplemente evalúa lo que publicas. Hazte una sencilla pregunta... ¿Que reacción tendrá mi público al ver determinado contenido?. Desarrolla tu empatía y aprende a ponerte en el lugar de otras personas. Por supuesto, no deberías publicar nada ilegal o peligroso. Pero sobre todo, se tu mismo.
Como todo el mundo, tu alter ego virtual tiene sus ideales, sus opiniones... ten personalidad y si algo te gusta no dudes en decir que te gusta, si algo no te agrada puedes expresarte, después de todo, esa es la fuente de riqueza de las RRSS. Puedes ser sano en las redes sociales y llegará el momento en que no te importe realmente lo que la gente vea (ya sea tu vecino o el mismo Barack Obama) porque al fin y al cabo tus contenidos no te avergonzarán. Porque quien no tiene nada que esconder, nada ha de temer.
*Por supuesto la excepción a esto son tus datos mas personales, tu cuenta bancaria, la seguridad de tu hogar, de tu familia... evalúa, evalúa...


viernes, 4 de abril de 2014

Normalmente no soy muy de televisión, dentro de mis fuentes informativas, sin duda las ondas (tanto las de radio como las de la maligna TDT) son mis últimas elecciones, por delante me van los diarios independientes de la AEDE (Ya ves, uno que es consecuente con el tema del Canon por Cita), y por supuesto salgo corriendo de la tele-basura que nos ronda por todas partes.
Sea como sea, ayer asistí a un nuevo esperpento/plagio televisivo...
La verdad es que el formato del reality norteamericano me gusta bastante, pero no solo este.. sino también el de "Esta Casa Es Una Ruina" y el grandioso Gordon Ramsey, en cualquiera de sus programas.. incluso cuando me es posible a veces veo Master Chef en su edición australiana. Me evito ver las diferentes copias que se hacen en la televisión española. 

Pero me voy a centrar en este programa que ayer se emitió en la Sexta y lo vi. Aunque el fondo del programa es el mismo, es decir, un directivo de una "gran" empresa intenta desarrollar el trabajo que realiza la base llana de su empresa en un intento de conocer problemas, las dificultades de los empleados, puntos de mejora... 
Sin embargo, en algún punto del programa, que en este caso nos cuenta como el jefe de operaciones de Domino`s Pizza se infiltra en diferentes tiendas, se pierde la esencia y se convierte en un cruce despótico de recriminaciones en las que más que un directivo, el protagonista queda como un cacique de los tiempos prehistóricos. 

El programa en sí, quedó como un largo publireportaje, en los que se intenta mostrar a la multinacional Domino´s Pizza como moderna, consciente de los tiempos que corren y hasta solidaria al final. Pero lo cierto es que la imagen que a mi me dio fue exactamente la misma que tenía en un principio. Una cadena de comida rápida donde la especialización es mínima, las exigencias máximas y por supuesto (aunque es un tema que se obvia de manera vergonzosa) unos sueldos paupérrimos. 

Todo aderezado con unos comentarios tan ofensivos a nivel laboral por parte del jefe de operaciones que si tuviera un ladrillo a mano, sin duda se lo colocaba en algún lugar de su fisonomía. Para una muestra.. un botón. Un no tan joven asistente de tienda, sin motivación alguna es obligado a ponerse un ridículo disfraz y repartir folletos. Su comentario sobre "Esto es divertido" o "Y además te pagan por esto" sobraban de largo. 
Tampoco faltó el momento ridículo cuando descubre que en una de las tiendas no se hablaba inglés. Claro, aunque el mercado laboral esté tan sumamente jodido, normalmente tienes lo que pagas... un personal poco especializado. Y el colmo fue su cara cuando uno de sus empleados le dice que tiene que acudir a Cáritas para poder alimentar a su familia. 
Infumable por la manipulación de la información, lo poco realista y sobre todo inefectivo. Porque ciertamente hizo el show de regalar, de premiar y hasta un pobre intento de motivación... Pero no solucionó nada. 
Lo correcto es revisar sus políticas laborales, sus técnicas de motivación... encarar los problemas reales de Todos sus empleados, no de una pequeña porción. 
¿Quieres que se hable inglés? proporcionales clases, lleva un profesor un par de horas para que les enseñe las frases mas básicas. 
¿Quieres que conduzcan de manera correcta y productiva? enseña a hacerlo, no a conducir sino a gestionar las rutas mas adecuadas y de esa forma no necesitar correr... (a parte de la amenaza implicita de despido en caso de exceso de tiempo, claro)
¿Quieres que se sientan motivados y entregados? pues a motivarles, empezando seguramente por un sueldo que no les obligue a ir a organizaciones de ayuda. 

España no es Estados Unidos, España is different!! y sin duda este Jefe no Estaba Infiltrado.. simplemente hace un pequeño show, un pequeño circo que ha hecho que por un momento las Redes se enciendan mencionando el programa, la marca y dejarnos claro que el jefe español dista mucho de ser un autentico profesional preocupado de su plantilla. 


jueves, 3 de abril de 2014

Durante las últimas semanas, me he visto obligado a priorizar un poco, y eso normalmente significa dejar de lado una de las cosas que mas me apasionan, este blog.
 Así que hoy me siento delante de mi ordenador con ganas, con ilusión y con una taza que, aparentemente tiene café pero en realidad tiene mucho mas, y no me refiero al azúcar.
Hace un par de años comencé mi conversión profesional como Community Manager. Básicamente siempre he trabajado en temas de almacenes, operaciones y compras... y durante los tiempos de crisis me he dedicado a la hostelería, así que ya puedes sacar el cartel de "Aviso de Intrusismo" que tanto se grita por este mundo (y el de los fisioterapeutas). 
Durante mi último empleo por cuenta ajena en una importadora de plantas y flores holandesas como jefe de operaciones, tuve la maravillosa experiencia de arrancar un proyecto de Social Media para dicha empresa. De manera amateur digamos, con pocos conocimientos, con poco tiempo (puesto que estas tareas las realizaba fuera del trabajo) pero con muchas ganas e ilusión. 
Por supuesto, ya hacia uso de las redes sociales, de manera personal y nunca pensé en el inmenso potencial que este mundo tenía para las empresas. Sin embargo, poco a poco, error a error y con mucho aprendizaje (reglado en parte, autodidacta por otra parte y con la colaboración de muchos profesionales en las redes) me convencí de la viabilidad de los proyectos en las Redes Sociales y hasta de lo imprescindible que son a nivel comercial.
Ahora, que me dedico a ello profesionalmente en www.Triunity.es, no he perdido ni un ápice de la ilusión, ganas y empuje.. porque de una cosa estoy seguro.. sin pasión por lo que se hace, se escribe y se quiere transmitir... no podría dedicarme a esto. 
Si bien, los conocimientos son importantes a la hora de realizar métricas, valoraciones, estrategias y demás parafernalia... si no somos capaces de trabajar con la pasión que nuestros clientes piden a la hora de escribir un post, o un tweet no conseguiremos nada. Si las imágenes que usamos no captan el ojo y no transmiten nada. Si el material audiovisual que creamos o seleccionamos no dicen nada al ojo que lo ve... Estamos perdidos. Al final, la labor se convierte en algo mecánico y caeremos en la rutina. 
Sin duda, el contenido es el rey pero la alegría y pasión son sus órganos vitales. 
Así que mi taza de hoy esta llena de Optimismo, de esperanza, de proyectos e Ilusión. Con un suave aroma de Humildad. Y si te encuentras con alguien capaz de decir que lo sabe todo sobre este mundo, créeme... su taza esta mucho mas vacía de lo que parece. 
Feliz desayuno!!
   
Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!