viernes, 4 de abril de 2014

Normalmente no soy muy de televisión, dentro de mis fuentes informativas, sin duda las ondas (tanto las de radio como las de la maligna TDT) son mis últimas elecciones, por delante me van los diarios independientes de la AEDE (Ya ves, uno que es consecuente con el tema del Canon por Cita), y por supuesto salgo corriendo de la tele-basura que nos ronda por todas partes.
Sea como sea, ayer asistí a un nuevo esperpento/plagio televisivo...
La verdad es que el formato del reality norteamericano me gusta bastante, pero no solo este.. sino también el de "Esta Casa Es Una Ruina" y el grandioso Gordon Ramsey, en cualquiera de sus programas.. incluso cuando me es posible a veces veo Master Chef en su edición australiana. Me evito ver las diferentes copias que se hacen en la televisión española. 

Pero me voy a centrar en este programa que ayer se emitió en la Sexta y lo vi. Aunque el fondo del programa es el mismo, es decir, un directivo de una "gran" empresa intenta desarrollar el trabajo que realiza la base llana de su empresa en un intento de conocer problemas, las dificultades de los empleados, puntos de mejora... 
Sin embargo, en algún punto del programa, que en este caso nos cuenta como el jefe de operaciones de Domino`s Pizza se infiltra en diferentes tiendas, se pierde la esencia y se convierte en un cruce despótico de recriminaciones en las que más que un directivo, el protagonista queda como un cacique de los tiempos prehistóricos. 

El programa en sí, quedó como un largo publireportaje, en los que se intenta mostrar a la multinacional Domino´s Pizza como moderna, consciente de los tiempos que corren y hasta solidaria al final. Pero lo cierto es que la imagen que a mi me dio fue exactamente la misma que tenía en un principio. Una cadena de comida rápida donde la especialización es mínima, las exigencias máximas y por supuesto (aunque es un tema que se obvia de manera vergonzosa) unos sueldos paupérrimos. 

Todo aderezado con unos comentarios tan ofensivos a nivel laboral por parte del jefe de operaciones que si tuviera un ladrillo a mano, sin duda se lo colocaba en algún lugar de su fisonomía. Para una muestra.. un botón. Un no tan joven asistente de tienda, sin motivación alguna es obligado a ponerse un ridículo disfraz y repartir folletos. Su comentario sobre "Esto es divertido" o "Y además te pagan por esto" sobraban de largo. 
Tampoco faltó el momento ridículo cuando descubre que en una de las tiendas no se hablaba inglés. Claro, aunque el mercado laboral esté tan sumamente jodido, normalmente tienes lo que pagas... un personal poco especializado. Y el colmo fue su cara cuando uno de sus empleados le dice que tiene que acudir a Cáritas para poder alimentar a su familia. 
Infumable por la manipulación de la información, lo poco realista y sobre todo inefectivo. Porque ciertamente hizo el show de regalar, de premiar y hasta un pobre intento de motivación... Pero no solucionó nada. 
Lo correcto es revisar sus políticas laborales, sus técnicas de motivación... encarar los problemas reales de Todos sus empleados, no de una pequeña porción. 
¿Quieres que se hable inglés? proporcionales clases, lleva un profesor un par de horas para que les enseñe las frases mas básicas. 
¿Quieres que conduzcan de manera correcta y productiva? enseña a hacerlo, no a conducir sino a gestionar las rutas mas adecuadas y de esa forma no necesitar correr... (a parte de la amenaza implicita de despido en caso de exceso de tiempo, claro)
¿Quieres que se sientan motivados y entregados? pues a motivarles, empezando seguramente por un sueldo que no les obligue a ir a organizaciones de ayuda. 

España no es Estados Unidos, España is different!! y sin duda este Jefe no Estaba Infiltrado.. simplemente hace un pequeño show, un pequeño circo que ha hecho que por un momento las Redes se enciendan mencionando el programa, la marca y dejarnos claro que el jefe español dista mucho de ser un autentico profesional preocupado de su plantilla. 


0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!