martes, 22 de julio de 2014

Yo estoy en un sin vivir. Yo ya no se que hacer, es que enciendo mi ordenador y cargo mis redes sociales y solo veo malas noticias por todas partes. En mi tele, estoy viendo este programa tan rojillo que se llama (valga la redundancia) Al Rojo Vivo que me gusta bastante pero que por otro lado hace que salga mi YO más indignado cuando veo lo que nos hacen los de arriba independientemente del signo. En mi pantalla veo un mensaje que pide que dejen de bombardear... en mis oídos, en mis ojos, en toda mi vida veo noticias que hacen que quemarse a lo bonzo sea una opción muy plausible.


En mi muro de FB, no paro de ver a personas que piden en el alto el fuego en Siria, Palestina, Ucrania, en algunos países de África y todos los conflictos bélicos que hay en nuestro planeta. Menos mal que todavía no estamos en ninguna coalición galáctica porque seguramente empezaría a ver noticias sobre guerras galácticas en planetas con nombres impronunciables.

Muchos de estos conflictos son incompresibles para mi. Quiero decir que leo lo que ocurre, desarrollo mi opinión, intento entender y hasta posicionarme (a poder ser, en el lado que moralmente considero correcto). Pero no lo entiendo.
No lo comprendo.
Y no es el tema geográfico, político o históricos, porque aquí uno tuvo la suerte de que le proporcionaran una educación. A lo largo de mi vida escolar, en diversas materias se habla del tema de la guerra y los diferentes conflictos históricos. Pero nos lo explican con mapas, con fronteras dibujadas, con viejas fotografías. Nos han aleccionado para creer que siempre estamos en el lado correcto y para verlo como algo lejano y ajeno. Hemos banalizado la muerte hasta el punto de convertirla en un accesorio de diversión más.
No hablo de videojuegos, o de películas de ficción (que de por si son productos hechos para la diversión y el ocio). Hablo de las noticias, del contenido real propagado a través de las redes sociales, televisiones y radio. Vemos cadáveres de personas reales, con vidas reales, con sueños y con sus historias que estaban vinculadas a otras personas reales y ya no nos importa. Ya no nos afecta a menos que esas imágenes se hayan editado, envuelto en drama y música. A menos que muchos kilos de marketing y manipulación se haya puesto en escena... y ninguno estamos a salvo de dicha manipulación.
Como este:



A donde voy es que al final, la mayoría de los conflictos son provocados porque en algún punto, en algún lugar alguien tomo una decisión errónea, una decisión seguramente egoísta que tomó una dimensión mucho mas grande de lo que nadie pensó. Creo que algún político, alguna multinacional, algún lobby puso en marcha un juego con el fin de enriquecerse a ellos mismos.
Y ahí es donde empieza una Marea Negra. Una Marea Negra que divide a la opinión, divide países, empieza a propagar noticias por todos los muros, unas a favor, unas en contra, otras enseñan imágenes cruentas, algunas ciertas, otras manipuladas... y así la Marea Negra sube su nivel. Es imparable y amenaza con ahogarnos a todos. Y al final no sabemos si es mejor sentarse en un rincón de cara a la pared y con los oídos tapados porque intentar empatizar con todo el sufrimiento mundial es imposible. Tal vez es mejor excavar un agujero y meternos en él.
Porque al final creo que el ser humano a parte de ser egoísta, auto destructivo y sin duda la peor especie por el daño que ha provocado a otras especies y al puñetero planeta que nos estamos llevando por delante. Nos masacramos los unos a otros, nos matamos de hambre, de frío. Explotamos recursos a otros países y cuando se están matando por tierra, por recursos básicos, por el futuro de sus hijos... no hacemos nada. No ayudamos, no intervenimos. Tanto poder político no es capaz de parar conflicto. Las guerras no nos salvaran, la diplomacia no nos salvará... Porque nada puede parar la Marea Negra. Y nos quedamos mirando o esperando a que un evento ocurra, algo que nos ponga tan al limite que haga que cambiemos el chip. Y mientras esperamos... siguen cayendo bombas:
 Así que solo podemos pedir esto:

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!