jueves, 9 de octubre de 2014



En mi muro de Facebook he visto algo que ha puesto mi indignación a nivel crítico, que si habéis leído mi anterior post ya estaba bastante elevado.
Y está es la imagen que he visto. Sin duda, realmente triste y pocos podríamos quedarnos indiferentes. Pero lo indignante ha sido el texto que la acompaña que os reproduzco abajo.


                                              No se llama Excalibur, en verdad nadie sabe su nombre y 
                                              a nadie le ha interesado saberlo.
                                              La triste y dura realidad de un país no tan lejano 

Bien. Esta es mi respuesta a las personas que cargan contra aquellos que protestamos por el sacrificio a través del hagstag #SalvemosAExcalibur con el argumento de que no nos preocupamos de lo que ocurre en África o de la situación social de España...

Bueno, supongo que tu ya sabes el nombre de este pobre niño... ¿no? o de los mas de 3000 personas que han muerto en este último brote. Por lo menos sabemos de que países, tribu y familias ¿¿no?? ¿tampoco? 
Vaya, y ya si pregunto por el nombre de las victimas de todos los conflictos de guerras de este (y solo de este año).. ¿podemos saberlo? 
Venga, vamos a hilar más fino... ¿sabemos nombres de todas las personas que han muerto durante el último mes por hambre, por malaria, tifus, desastres naturales, conflictos políticos, regionales...? ¿¿Tampocooooooo?? no me lo creo. 
Pero al menos si que sabemos el nombre del perro, de su dueña y de los involucrados en esta crisis (Mato, Rajoy, Juan.. etc). ¿Sabes porque es eso? Se llama Medios de Comunicación. Solo sabemos lo que estos medios transmiten y si es de manera reiterada pues con más razón. 
También influye el mismo cerebro, que a través de una memoria selectiva... selecciona (perdón por la redundancia) lo que es más importante para nosotros como pueden ser los problemas inmediatos, las crisis que nos rodean.. etc.

Pero otra cosa buena que tiene el cerebro es la habilidad de poder preocuparnos de varios temas a la vez, influenciado por la sensibilidad propia que tiene cada individuo. Por lo tanto me puedo preocupar Excalibur, me puedo preocupar de su dueña, de ver mi programa favorito, como tu te preocupas de ver el partido de fútbol que emiten hoy...y por supuesto de sentir tristeza e impotencia en todo lo que pasa en el mundo y no puedo influir. 
Claro que siento pesar, tristeza y todo un espectro al ver las injusticias que ocurren en mi país, en el mundo y especialmente a niños. Pero nadie puede ejercer un chantaje emocional porque no soy capaz de hacer nada, y los esfuerzos que hago o hacemos se quedan perdidos en un mar de injusticias aún mayor del que somos capaces de asimilar. Eso es injusto e hipócrita porque precisamente quien tiende a criticar no hacen o no pueden hacer nada tampoco. 

El tema es que aquí nadie pone en una balanza qué vida vale mas porque todos somos humanos y tenemos nuestro alma y nuestra empatía.. excepto los psicópatas que nos gobiernan que adolecen de estas virtudes. O lo parece.
NO SEAMOS SIMPLES. Esto no es por un perro. Esto no es siquiera por un preocupante brote. Esto va de libertades, de derechos y de vidas. Porque si un gobierno es capaz de, sin ninguna prueba y protocolo, escudarse para entrar en tu domicilio y matar a tu mascota, piensa que ocurrirá si en lugar de un perro, eres tu el que puede ser un peligro para la sociedad. ¿debemos aplicar la misma rutina? Si el brote se fuera de las manos... ¿deberíamos empezar a construir campos de concentración para los afectados?, tal vez llegaremos a un punto de realizar un exterminio selectivo al principio y mucho menos selectivo después... el mal de unos pocos para salvaguardar a una mayoría. Y donde quedaría nuestra humanidad.. ¿A quien miraremos a los ojos cuando no somos capaces de proteger a los mas indefensos? Los niños, las mascotas, los enfermos...
 Y os dejo una cita que deja claro hasta que punto está nuestra sociedad de corrupta..

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!