lunes, 19 de enero de 2015

Ni lo voy a intentar. Ni tampoco es mi objetivo en la vida.
No voy a sopesar los pros y los contras de usar Android, ni a compararlo con IOS, Windows, Linux e incluso Firefox Os.
En el tema de la tecnología, creo que cada persona debe seleccionar la herramienta que mejor se ajuste a sus tareas, a la que esté más acostumbrada o simplemente la que sea más sencilla para desempeñar su día a día.
La semana pasada leí un apasionado post sobre el uso de Mac. El mismo titulo ya pronosticaba el resto de la entrada, que era algo así como "Porque solo te valdrá un MAC". El post hablaba de las muchas ventajas de este SO sobre los demás, su estabilidad y seguridad.. Pero debajo podemos ver la guerra que se desata con este tipo de entradas.. hasta el punto de que muchos apasionados de uno u otro sistema se faltaban el respeto a niveles estratosféricos.
No voy a incendiar a mis lectores. Simplemente voy a relatar como es mi mundo con Android. Ni más mi menos.
Soy muy fan de Google. Lo reconozco. Como buscador uso Chrome y cientos de sus aplicaciones y extensiones web. Un tipo de software que me agrada.
Mi teléfono inteligente lleva un flamante Android 5.0 y nuevamente la Play Store de Google me deja muy satisfecho, con una amplitud de apps que cubren mis necesidades.
Incluso en mi ordenador tengo una partición con Android 4.4.
Pero un paso más allá, incluso en mi TV tengo Android, con una Tablet conectada a la salida HDMI.
Pero ¿Porqué tener todo el ecosistema tecnológico en Android?. Sencillo... Gmail. Esa es la respuesta.
Mi vida se ha simplificado enormemente desde que todos mis dispositivos corren el mismo sistema. Google usa un sofisticado sistema de copia de seguridad centralizado en el correo. No estoy hablando solo de los contactos telefónicos, sino de las apps descargadas y compradas, libros, películas, fotografías, vídeos. Absolutamente todo queda guardado.
Si no sois demasiado jóvenes recordaréis el trauma que suponía tener que transferir tus contactos desde un teléfono a otro. Los tejemanejes con la SIM. Y no hablemos de perder el terminal!! Ese momento en el que tu vida social salía volando por el agujero de lo desconocido a la vez que nuestro teléfono..


Gracias a la sincronía entre el correo y la copia de seguridad.. eso ya no ocurre.
Pero esto tiene muchas mas ventajas de las iniciales. De primeras, tengo exactamente las mismas apps en todos mis dispositivos. Por ejemplo, mi nueva joya en lo que apps se refiere (Debitoor) es un ERP, con el que gestiono la facturación de mi empresa sobre la marcha. Puedo realizar presupuestos, puedo facturar, llevar un control de cuentas. Impresionante. Los datos se guardan y se sincronizan automáticamente en todos los dispositivos, lo que me permite trabajar desde el móvil, la tablet o el mismo ordenador. Resultado: productividad máxima y comodidad extrema.
Este ejemplo es extensible a los programas de diseño de imagen, agendas, calendario... infinitas posibilidades.

0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!