miércoles, 4 de marzo de 2015




¿No te da la sensación de que vives en un mundo paralelo? Cada vez que enciendes la tele o miras el twitter o cualquiera que sea tu fuente de noticias... ¿No piensas que ya has tenido bastante?.
A mi me pasa continuamente.
Hace mucho se me caía la quijada con los continuos escándalos bancarios. Una trama en la que están metidos políticos, constructores, equipos de fútbol. Vamos, no se libraba ni el tato.
Pero no quedó ahí la cosa. Durante meses hemos visto un desfile de sinverguenzas de todos los niveles y estratos sociales. Tonadilleras, más banqueros, más políticos, la realeza, más políticos, un tal Nicolas, más políticos y empresarios.. y suma que te suma. En resumen, que tengo la mandíbula desencajada, mas que la de una boa para consumir sus presas.

Sin embargo cuando pienso que el ser humano está ya muy muy jodido, vienen a demostrarme que la infamia no tiene limite y que las formas que tenemos de joder al prójimo no tiene limite. Hostia, si fuéramos capaces de usar esa creatividad en otros campos diferentes sin duda, todos podríamos exponer nuestras obras de arte en ARCO, que por cierto.. si habéis visto alguna de las "obras de arte" supongo que habréis flipado. Me parto imaginando la hora de la recogida de la exposición..
-Paco, esta mierda que has comprado por 8000 euros... ¿Donde va? ¿Al contenedor verde o al amarillo?
Pero no quiero divagar.. ayer saltó la liebre de un nuevo escándalo. La de las empresas lácteas que durante años, se han dedicado a pactar los precios y a controlar de la manera mas mafiosa posible todo lo relativo a la leche cruda (desde los productores).
Simplificando.. si los grandes compradores de leche se ponen de acuerdo para pagar el precio mínimo en leche que un ganadero produce se produce un efecto inevitable.. el cierre de las explotaciones ganaderas más pequeñas y por supuesto, el aumento del margen de beneficio de la venta al consumidor final.
Nuevamente estamos ante un caso en el que los grandes aplastan a los pequeños. Si, niños, esta es una práctica muy común que se extiende a prácticamente todos los sectores incluyendo la fruta, pescados, carne... etc. El engorde del precio final para el consumidor es brutal, porque los hipermercados no son ONGs, tienen que llevarse un pellizco.. los fabricantes no son ONGs y tienen que llevarse su pellizco y los intermediarios no son ONGs y tienen que llevarse un pellizco.. así que en esta cadena de pellizcos, hay dos partes que salen perdiendo... el productor, que muchas veces se pregunta si no le saldrá mejor regalar (como ya se ha hecho) el producto, sacrificar a sus vacas y dedicarse al encaje de bolillo. Porque no es plan de que cada vez que negocia con las empresas lácteas se le quede cara de gilipollas. Y por si fuera poco, no puede acudir a ninguna porque todas han cerrado su precio a la baja o le amenazan con irse a comprar sus productos en el exterior... al fin y al cabo al consumidor final le va a dar igual, porque cuando podemos ahorrar unos eurillos en el carro de la compra nos da igual que todo el tejido económico y social interno se vaya a tomar por culo.

Así que después de años con estas prácticas la CNMV o lo que es lo mismo, la super eficaz Comisión Nacional de Valores (que por una extraña razón es muy lenta a la hora de detectar prácticas ilegales) ha impuesto las siguientes multas a las siguientes empresas:
Las multas acordadas son: Danone S.A., 23,2 millones de euros; Corporación Alimentaria Peñasanta S.A., 21,8 millones; Grupo Lactalis Iberia S.A., 11,6 millones; Nestlé España S.A., 10,6 millones; Puleva Food S.L., 10,2 millones; Calidad Pascual (Antes Grupo Leche Pascual S.A.), 8,5 millones; Senoble Ibérica S.L., 929.644 euros; Central Lechera Asturiana S.A.T., 698.477 euros; Gremio de Industrias Lácteas de Cataluña, 200.000 euros; Asociación de Empresas Lácteas de Galicia, 100.000 euros, y Central Lechera de Galicia S.L., 53.310 euros
También habrían participado en esas conductas las entidades Industrias Lácteas Asturianas (ILAS), Leche Río, Feiraco, Leche Celta y Forlactaria, si bien su infracción habría prescrito, lo cual a mi me la trae al pairo... porque el delito se cometió. 
Algunas son fácilmente reconocibles, y triste.. otras no tanto, pero seguro que entre estas, tenemos a las que fabrican las marcas blancas de los supermercados.
En general esto viene a decir que esta vez no son bancos, no son políticos ni multinacionales. Son empresas de aquí, con las que te cruzas todos los días. 
Es el producto nacional jodiendo a diestro y siniestro al producto nacional. A lo loco, a lo salvaje. Es el ser humano maniobrando para hundir, destrozar y explotar al ser humano. Al fin y al cabo de eso se trata la vida. De joder y que no te jodan. 
Vamos, que hoy llevo un bajón de la leche... 



0 comentarios:

Subscribe to RSS Feed Follow me on Twitter!